La influencia de la autenticidad en tus relaciones amorosas

La influencia de

ser auténtica

en tus relaciones amorosas

Todas hemos dudado acerca de ser auténticas alguna vez. Hemos tenido esa amiga que nos dice, “Sabes que eres magnífica, pero en esta primera cita, sólo no seas tan tú”.

¿Te suena?

Y lo más probable, es que cosas como “eres una niña, tienes que ser tierna y sensible”, “Tienes que aprender a cocinar, a los hombres se les enamora por el estómago”, y cosas como esa, son las que desde pequeñas solemos escuchar, en un intento de nuestras familias moldear nuestra personalidad por el hecho de ser mujer.

Te debes estar preguntando, ¿qué tiene todo esto que ver con ser auténtica y las relaciones amorosas?

Todo y nada.

Es el inicio, es el origen, es el núcleo de esas barreras que solemos tener para mostrarnos tal cual somos; porque desde pequeñas nos han enseñado que debemos agradar al otro y cuando quisiste mostrar quién eras en realidad, te ridicularizaron, te castigaron, te dijeron que pararas, te dijeron que a los demás no les gustaba. Entonces te detuviste, te tomó trabajo hacerlo, intentaste resistir, pero ellos eran más y se sentía como si lucharas en contra de la corriente de un inmenso río.

Así que poco a poco, fuiste construyendo una nueva tú, una versión más aceptable (que te alejaba de ser auténtica), una máscara que parecía agradar a los otros y que puede que te terminara gustando tanto que llegado un momento, olvidaste que era sólo una máscara.

Así llegamos a la influencia  de ser auténtica en tus relaciones, que se expresa a través de diversos problemas de pareja, que a menudo se convierten en el motivo de consulta en las terapias de pareja.

ser auténtica
Problemas en tu relación de pareja al no ser auténtica

La falta de autenticidad se expresa de distintas formas, sin embargo, en todas las situaciones ocasiona malestar en la pareja y se convierte en problemas que confirman la influencia de ser auténtica o no en tus relaciones amorosas.

1. Alteraciones del estado de ánimo. Vivir con una máscara puede resultar agotador, el estrés constante, la infelicidad, la falta de libertad, afecta el estado de ánimo, te vuelve irritable. Así que cualquier detalle se convierte en un disparador, que explota en una pelea.

ser auténtica o no

2. Dificultades en la convivencia: cuando estamos en un noviazgo, usamos la máscara en ciertos momentos durante las horas que compartimos con nuestra pareja. Pero, sabemos que no es eterno, sin embargo, cuando damos el paso y comenzamos a convivir mantener la máscara se vuelve más difícil y hacerlo 24/7 es una tarea casi imposible.

En algún momento la máscara cae y los problemas aparecen, porque la dinámica se ve afectada. Y frases como, “tú no eras as픓haz cambiado mucho”, aparecen. Y una parte de nosotros comienza a mostrar su verdadero “YO”, pero de una forma reactiva, que se regocija en la molestia del otro.

3. Falta de comunicación. En esta esfera, lo más frecuente es que ocurran dos cosas. La primera, al no sentirnos libres de ser quienes somos, nos aislamos, cerramos la comunicación y nos convertimos en compañeros casi fantasmales de casa, vivimos juntos más no convivimos.

La número dos, cuando una persona no es auténtica su discurso es permeable, no hay una congruencia entre lo que dice y hace, por lo que esos vacíos ocasionan más discusiones. Se suele decir lo que el otro quiere escuchar, más no lo que pensamos o queremos en realidad. Y si no eres fiel a tí misma, la otra persona lo siente, se demuestra en tus actos, en tu confianza, en tu seguridad, en la forma en la que caminas, en la actitud.

Y estos tres problemas se convierten en la chispa que detona las demás dinamitas: la falta de sexo, la infidelidad, los celos. Llegado este punto tu cabeza debe estar dando vueltas y estar recordando tu pasada o actual relación.

Y queremos aprovechar este punto para hablar de los celos y la autenticidad.

Celos y autenticidad

celos y autenticidad en la pareja

“Si no me cela es que no me ama”, es una de las tantas frases referentes a este tema que hemos escuchado dentro y fuera del consultorio. Culturalmente nos han hecho pensar que los celos son parte del amor en una relación, no pueden estar más equivocados. Ha sido una forma de naturalizar la falta de amor propio y la inseguridad.

¡Aquí vienen de nuevo con el amor propio!, debes estar pensando. Sí, seguiremos hablando de amor propio e intentando sembrar consciencia al respecto, porque el amor propio es la base de todo. Y una parte vital del amor propio, es aceptarnos tal cual somos, abrazar cada aspecto de nuestro ser, comprometernos, ser fiel a nuestra esencia y alejarnos de todo lo que nos obligue a violar la lealtad y compromiso con nosotras mismas.

Alejarnos de las personas que nos empujan a bajar la cabeza, que quieren cortarnos las alas y hacernos creer que vivir en una jaula es algo natural, que parte de una relación “normal”, es perder la libertad de ser quienes somos en realidad.

Eso no significa que podamos hacerles daño a los demás con un lenguaje mordaz, escudándonos en el típico “yo soy así”.

Tener la libertad de poder vivir con autenticidad, significa permitir que los demás también lo hagan. Sólo pudiendo ser auténtica y desde el amor propio, se es capaz de amar de forma incondicional establecer relaciones saludables y duraderas.

Ahora, debes preguntarte ¿estoy siendo auténtica en mi relación? o ¿me acostumbré a la máscara que llevo?

Nos gustaría conocer acerca de tu experiencia. Te leemos en los comentarios.

¿Quieres aprender a vivir con autenticidad? Este entrenamiento es para ti

Leave a Reply

Your email address will not be published.Email address is required.